jueves, 28 de noviembre de 2013

Audrey Hepburn

Creo que sobre Audrey está todo dicho, icono de moda, elegante, atractiva y mejor persona, así que este post va a ser un pequeño homenaje a la chica a la que Givenchy se negó a vestir para luego ser una de sus musas.
Audrey nació en Bruselas, como Audrey Kathleen Ruston, el 4 de mayo de 1929, hija de aristrocratas, su apellido proviene de su abuela materna. Estudió ballet y hablaba perfectamente inglés, francés, holandés e italiano.
La 2ª GM marcó su juventud, debido a las vivencias que relata en su biografía estuvo muy vínculada a UNICEF durante toda su vida, siendo embajadora especial de esta entidad. Su imagen preside la entrada de la sede de UNICEF en Nueva York
"Tengo recuerdos, recuerdo estar en la estación de tren viendo como se llevaban a los judíos y recuerdo en particular a un niño con sus padres, muy pálido, muy rubio usando un abrigo que le quedaba muy grande, entrando en el tren. Yo era una niña observando a un niño"
A través de su filmografía nos llega una imagen de una chica joven, elegante, dulce y con un estilo propio, el estilo "Audrey" que perdura hasta nuestros días.


Fue en el rodaje de "Sabrina" donde conoció a su inseparable Givenchy, el cual la vistió en multitud de ocasiones, si bien no tuvieron un inicio muy...amable.
Cuando el modisto francés recibió la noticia de vestir a la señorita Hepburn, inmediatamente pensó en Katherine Hepburn; su decepción al ver que era la dulce Audrey le llevó a negarse a aceptar el encargo -el vestuario de "Sabrina"- alegando que era imposible hacer esos vestidos en el plazo de tiempo que pedían. Sin embargo ella insistió en ver los modelos que tenía y lo que se podía hacer con ellos y allí comenzó una amistad especial en la que Audrey fue y es la musa de Givenchy. Otro de los grandes modelos que diseñó fue el vestido negro de "Desayuno con diamantes"


Pero ser una estrella no fue un camino fácil, en tres ocasiones pudo trabajar con Cary Grant de las cuales solo se logró el proyecto en una de ellas "Charada", y para ello hubo que intercambiar los diálogos ya que eran sexualmente agresivos para la época. Cary Grant rechazó hacer "Vacaciones en Roma" debido a la diferencia de edad con Audrey, considerandola muy niña; el papel recayó en Gregory Peck, el cual al finalizar el rodaje insistió en que Audrey tuviera el mismo peso que él en los titulos de crédito. También fue Cary Grant quién rechazó "Sabrina" por los mismos motivos, papel que interpretó maravillosamente Humphrey Bogart ( 4 años mayor que Cary Grant).
Truman Capote tampoco dió saltos de alegría cuando Audrey interpretó el papel protagonista en "Desayuno con diamantes", se vió obligado a "endulzar" el personaje de Holly Golightly, que inicialmente fue escrito para Marilyn Monroe.
Rex Harrison consideraba que el personaje de Eliza Doolittle debía ser interpretado por Julie Andrews, la cual lo había llevado a Brodway con gran éxito y no hubiera sido necesario doblar las canciones para la gran pantalla.


Sin embargo, Audrey con su buen hacer, elegancia natural y estilo propio consiguió hacer cambiar de opinión a todos los que en un inicio se opusieron a sus papeles, todos sin excepción la nombran como una de las mejores actrices con las que han trabajado.


Su vida privada fue tan fructifera como la profesional, dos matrimonios (el primero con el actor Mel Ferrer y el segundo con el médico italiano Andrea Dotti), dos hijos y una vida ligada a la ayuda a niños necesitados a través de UNICEF, organización con la que viajó a Somalia 3 meses antes de morir de cancer en 1993.
Quizá una de las frases que mejor la definen fue de Elizabeth Taylor: "Audrey era una dama con elegancia y un estilo que no se podía igualar, excepto por su amor a los niños necesitados de todo el mundo. Dios tiene ahora el más bello ángel a su lado que sabrá exactamente lo que hay que hacer en el cielo"


Como ya hemos mencionado, el estilo "Audrey" llenó las calles desde aquellas "Vacaciones en Roma" llegando hasta nuestros días, convirtiendose en un icono de elegancia y estilo. Actualmente, sigue inspirando la moda de las pasarelas y del día a día. Vamos a ver que nos ha dejado:

El corte de pelo de "Sabrina", imitado por todo el mundo:





Puso de moda las "bailarinas", zapato plano que recibe multitud de nombres alrededor del mundo ("manoletinas","francesitas", "princesitas"...) y que se asocia con chicas jovenes y con mujeres que les gusta ir cómodas y sencillas:




Las camisas blancas, los pantalones pirata, el jersey de cuello cisne y lo que ahora conocemos como little black dress (vestido negro de toda la vida) componen nuestro actual fondo de armario, y son las prendas que Audrey puso de moda. El trench (gabardina), los vestidos con cuello de barco y faldas amplias fueron las prendas que más usaba.
Audrey mantenia que "barato sale caro" (cosa que siempre me ha dicho mi madre...) y que hay que cuidar la ropa porque es la primera impresión que damos.
Ironicamente, el icono de belleza pasó su vida huyendo de etiquetas y vistiendo con prendas básicas, excepto cuando debía vestir de gala y recurría a Givenchy entre otros. Actualmente en las tiendas podemos encontrar las siguientes prendas estilo "Audrey":





Audrey nos enseñó que menos es más, que la elegancia es naturalidad y que de la moda hay que elegir lo que te vaya bien y realce tus puntos fuertes.


4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola! a mi tambien me gusta mucho, sobre todo ver como la imitamos sin saberlo
      bs

      Eliminar
  2. Hola wapa, me encanta descubrir blog como este, me quedo por aquí como seguidora, te encontré a través de BEE. Pásate por mi blog que estoy de sorteo. Un beso enorme

    El Tokador de Karmen
    http://akemi2010.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar